Compartir
El whisky en China


Darren Hosie conoce los mejores bares en el histórico distrito Bund de Shanghái. Destaca el Bar Rouge con sus tragos llameantes; M, sobre el Bund, que canaliza la sofisticación de la década de 1930; y Lounge 18, cuyos costosos paneles de madera sobre las paredes exudan un glamour más moderno.

Hosie vivió en China durante los últimos tres años y está muy acostumbrado a los gustos y caprichos de la nueva elite comercial del país: los banqueros, empresarios, comerciantes y ricos de segunda generación, conocidos como "princelings".

A ellos no les importa gastar 200 dólares en una botella de vino francés o 1.000 dólares en una botella de whisky escocés para luego mezclarlos con té verde.

Esta noche el escocés está en el bar Tang de Shanghái, listo para disfrutar del mejor whisky de China. Sentado en una silla de madera recta frente a un público de degustadores, Hosie se ha afeitado al ras para una noche de sesiones de cata y degustación de whisky.

Nacido y criado en Glasgow, este hombre de 37 años ha pasado los últimos siete años trabajando para el gigante del whisky Pernod Ricard y desde agosto de 2007 está en China como embajador internacional de la marca para las marcas de whisky de la firma: Chivas Regal, Ballantine's y The Glenlivet.

Con su cadencioso acento escocés, Hosie explica las bondades del whisky y su firme avance en China. Mientras describe los distintos tipos de whisky que el embelesado público está por degustar -malteado o ahumado- unas pocas personas asienten a modo de respuesta.

Hosie dice que para los paladares acostumbrados al baijiu, una bebida alcohólica china en base a arroz, el sabor y suavidad del whisky pueden tener un atractivo inmediato.

"Pueden combinarlo con lo que quieran. Combínenlo con lo que quieran -agua, hielo o té verde", dice el hombre. "Simplemente recuerden el cuidado que implicó el añejamiento y la mezcla de los mejores whiskys", remarca.

Hosie comienza su labor con los encargados de las barras de los bares, formándolos en los diferentes sabores y estilos de whisky y organizando degustaciones para que puedan identificar una mezcla de una malta única y apreciar la forma en que la bebida mejora con un cuidado añejamiento.

La clave para los bebedores de China, dice Hosie, es comprender que el respeto y el estatus a menudo se expresan mediante la bebida. A diferencia de Estados Unidos y Europa, donde la gente tiende a comprar sus bebidas en copa, los bebedores chinos ven la botella como un símbolo de estatus.

"Aquí se trata en gran medida de tener la botella sobre la mesa y dejar que la gente vea lo que estás bebiendo", dijo Hosie, tomando agua en un parate entre sesiones de degustación en un lujoso restaurante de Shanghái pintado de verde.

Es un mensaje que está funcionando

Desde los atiborrados bares de Shanghái a las playas de la isla sureña de Hainan, el whisky escocés se está abriendo paso a costa de las bebidas locales habituales. Las exportaciones de whisky a China aumentaron un 24 por ciento en 2010.

"Esta es la gran oportunidad para la industria del whisky. Tiene una amplia gama de productos y un gran potencial de crecimiento. El crecimiento que hemos visto en China es sostenible ya que casi no hemos percibido signos de desaceleración", dijo Pierre Pringuet, director ejecutivo de Pernod Ricard, con sede en París.

PROXIMA ESCALA, INDIA

El whisky escocés también está haciendo una enorme incursión en otros países en vías de desarrollo como Rusia, India, Brasil y México, en un momento en que las crecientes clases medias se alejan de bebidas locales como vodka y ron.

En total, las exportaciones aumentaron un 10 por ciento en 2010 y ocho de los 10 mejores mercados exportadores de la industria mostraron crecimiento.

En los últimos 20 años, mercados como Vietnam, Rusia e India también han crecido rápidamente. Mientras que los dos mayores mercados -Estados Unidos y Francia- crecieron en 2010, otros como Singapur, Corea del Sur, Taiwán y Sudáfrica mostraron grandes incrementos.

La nueva prioridad de la industria es mejorar el acceso del mercado a India, que tiene un vasto mercado de whisky local y cobra un arancel del 150 por ciento sobre el alcohol importado, comparado con el 10 por ciento en China.

La Unión Europea e India han mantenido tratativas comerciales para avanzar sobre un acuerdo de libre comercio para una serie de productos que incluyen el whisky escocés y hay optimismo de que puede llegarse a un acuerdo este año.

"India podría ser el próximo gran mercado. Si se puede lograr un acuerdo impositivo, entonces una botella de Chivas Regal de 50 dólares costaría cerca de 25-30 dólares como en Europa o Estados Unidos", dijo el director de la unidad de whisky Chivas Brothers de Pernod, Christian Porta.

Para seguirle el ritmo a la demanda, la industria del whisky en Escocia ha invertido casi 1.000 millones de dólares en tres años para expandir y construir nuevas destilerías.

MISIONEROS DEL WHISKY

El crecimiento está encabezado por personas como Hosie. Un puñado de embajadores de marcas en China y más de 100 a nivel mundial trabajan para convencer a los nuevos ricos de que deben beber whisky. Podrían ser llamados los misioneros del whisky.

Los alumnos de Hosie reciben con entusiasmo los detalles, como el uso de turba local para encender el proceso de malteado de la cebada que le confiere un sabor ahumado o la forma en que el whisky añejado en barriles de jerez europeo tiene un rico dejo frutal en lugar del seco sabor a vainilla de los barriles de whisky estadounidenses.

Los bebedores chinos, dice Hosie, primero se sintieron atraídos por el whisky ligero como Chivas Regal 12 años, pero ahora quieren probar variedades más complejas de 18 y 25 años o cotejar maltas únicas con variedades de pequeñas destilerías.

"Encontramos que el consumidor chino está muy interesado en obtener más información y confía mucho en que pasará a un whisky más añejo y más complejo", dijo el embajador.

Sus clases transcurren a través de la historia del whisky de malta, donde la cebada malteada de mejor calidad es mezclada con agua de manantial escocesa, fermentada.

Después, el líquido resultante es calentado en altas destilerías de cobre hechas a mano, y el vapor de la bebida llega hasta arriba para luego ser condensado y recogido antes de ser añejado en barriles de roble.

Personas como Hosie son importantes para convencer a los chinos de que el whisky es mejor que otras bebidas importadas, particularmente el coñac, que se posicionó firme en los restaurantes de Hong Kong, Shenzhen y Guangzhou al sur de China en el pasado.

El whisky escocés llegó luego, y más al norte, a los bares de Pekín, Tianjin y la ciudad más grande de China, Shanghái.

El whisky ahora representa el 45 por ciento de todas las bebidas alcohólicas de producción extranjera vendidas en China, aproximadamente la misma proporción que el coñac.







 
 
 
 
 
 
   
© Whisky Malt Argentina - Republica Argentina ® Todos los derechos reservados
Inicio - WMA - Noticias - Scotch´s - Bourbon´s - No Scotch´s - Whiskystyle - Biblioteca - Socios - Asociarse - Staff - Publicidad - Contacto - Whisky Malt Argentina